Renovar las impresoras es el paso lógico cuando la vida útil de nuestros equipos está llegando a su fin. El uso prolongado y continuo a través de los años va a traer fallos y problemas cada vez más comunes. Aprenda en este artículo cuándo es el momento de renovar las impresoras.

Rendimiento insuficiente

Conforme su uso intensivo, la eficiencia de los equipos puede disminuir. En ese caso, una lentitud en la velocidad de impresión puede traer retrasos en los quehaceres diarios. Sabemos que una empresa no tiene tiempo para perder, con lo cual sería un indicador de que debemos renovar la impresora.

Otro tipo de rendimiento que puede verse afectado es la calidad de impresión. Cada pieza gráfica que emita nuestra empresa tiene que llevar ciertos estándares para poder transmitir la confianza necesaria a nuestros clientes. A veces, una limpieza de cabezales podrá solucionar el problema, pero otras, la renovación de estas partes puede significar un coste tan elevado que convenga pensar en un nuevo equipo.

Falta de prestaciones

También puede pasar que la empresa que antes se arreglaba con una impresora, hoy haya crecido y precise de mayores o mejores prestaciones. Mayor rendimiento mensual, fax, conexión en red, servicios en la nube, mejor calidad, etc… Son algunas necesidades que pueden hacer falta y que la renovación de impresoras puede resolver.

Costes de impresión elevados

Impresoras antiguas pueden tener un elevado consumo eléctrico, consumibles más caros y repuestos difíciles de encontrar en el mercado. Mantener estas impresoras resultará más caro que renovar los equipos. Y finalmente, estos costos se traducen en costos de impresión. Hoy la tecnología nos ha entregado tóners de alto rendimiento, mayor capacidad de impresión, etc…Con lo cual los costos de impresión se reducen.

Mantenimiento constante

Si la impresora precisa de mantenimiento y reparación con mayor frecuencia que lo habitual es signo de que su vida útil está en la fase final. Los parones por mantenimiento acaban siendo un costo para la empresa, que interrumpe el flujo de trabajo y pierde tiempo. Por lo tanto, el mantenimiento constante es otro indicador que debemos tener en cuenta.

Una opción a la hora de renovar las impresoras

Renovar las impresoras significa un aumento en el rendimiento de trabajo. La ausencia de fallos y la mejora en rendimientos acelera los tiempos del ritmo de trabajo. Además, nuevas posibilidades tecnológicas mejoran el rendimiento de los empleados, reduce costos de impresión e incrementa la calidad de los documentos. Es por esto que la renovación de los equipos de impresión no son un costo, sino más bien una inversión de la empresa.

Y una opción a la hora de renovar las impresoras es pensar en el alquiler. El alquiler de equipos permite renovar la flota de impresoras a un costo menor incluso que el precio de un solo equipo.

La mejoría en la eficiencia de la empresa permitirá tener las ganancias para abonar el propio servicio. Sin contar también de las ventajas de tener servicio técnico sin costo extra, sin gastos en insumos y repuestos, y sin gastos de instalación y configuración.

Esto permite poseer equipos de alto rendimiento funcionando al 100% todo el mes. Además el asesoramiento especializado permitirá elegir el modelo más adecuado para satisfacer sus necesidades. Para saber más, podés visitar el siguiente link: Alquiler de equipos. 

×